Obsba no responde llamados de emergencia ni da tratamiento oncológico

27.7.2022

Bajo la consigna «La salud es un derecho, no un negocio», lxs trabajadores exigen una serie de reclamos urgentes, dado que las decisiones unilaterales del presidente de la obra social -que es parte de SUTECBA-, Juan Carlos Cela, ponen en riesgo no sólo la salud de lxs afiliadxs sino trambién de sus trabajadorxs. Ana Belinco, referente gremial, relató a Infonews todos los reclamos y el plan de lucha que realizarán en los próximos días.

Trabajadores y jubilados del Estado de la Ciudad de Buenos Aires marchan y protestan contra el vaciamiento de la obra social ObSBA. El acto tendrá su epicentro en la sede del Gobierno porteño.
Bajo la consigna «La salud es un derecho, no un negocio», lxs trabajadores exigen una serie de reclamos urgentes, dado que las decisiones unilaterales del presidente de la obra social -que es parte de SUTECBA-, Juan Carlos Cela, ponen en riesgo no sólo la salud de lxs afiliadxs sino trambién de sus trabajadores.
«Lo que estamos haciendo es denunciar el vaciamiento de nuestra obra social, el manejo irregular de los fondos de la misma, se nos descuenta el 6% y nosotros no tenemos acceso a los balances contables de la obra social pese a que por la Ley 472 cada seis meses, el directorio debería hacer públicos los balances y por eso estamos reclamando que se abran los libros de contabilidad en una asamblea abierta a los trabajadores de Obsba y a los afiliados, con el directorio, donde se puedan dar explicaciones de lo que está pasando», explicó a Infonews Ana Belinco, delegada de la Escuela 13 DE 11 para UTE-CTERA.
La manifestación comenzó las 11:00 frente a la sede del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ubicado en Uspallata 3150, en el barrio de Parque Patricios.

Plan de lucha

Esta es la cuarta acción que realizan lxs trabajadores. «Después de cada acción hacemos asambleas, que son abiertas, y ahí definimos próximas acciones. La semana que viene tenemos planificado hacer una asamblea virtual abierta para que también puedan participar los compañeros que están complicados para movilizarse», detalló Ana.

¿Cuáles son los reclamos?

El vaciamiento que denuncian lxs trabajadores es amplio y se profundiza con el correr del tiempo. En ese sentido, indicó: «Los reclamos son varios, pero los más graves y urgentes son que no se está prestando la cobertura necesaria para los compañeros afiliados con discapacidad o que tienen familiares con discapacidad, no se les está dando la cobertura de sus tratamientos. También hay denuncias de que no se está dando la cobertura de las internaciones domiciliarias de compañeros que están cursando enfermedades oncológicas u otro tipo de enfermedades que necesitan ese tipo de atención y no se están cubriendo».
A ello se le suma la dificultad para conseguir turnos en el sanatorio central Julio Méndez, y si bien, según relata la referente, con las movilizaciones que estuvieron llevando a cabo se rehabilitó el servicio para que se den los turnos de forma presencial, cuando se los otorgan son para 3 meses «y cuando llega el momento del turno nos informan que se suspendió».
«Otro problema que estamos teniendo es que la obra social tenía muchos prestadores privados tercerizados a los cuales no se les está pagando y, por lo cual, dejan de brindar esa atención y eso también perjudica la atención de los compañeros y compañeras. Muchos ven confiscadas sus historias clínicas porque capaz están hace diez años atendiéndose y esa es otra de las situaciones que estamos teniendo», indicó.
La gravedad en el relato de Ana se intensifica al indicar que a la hora de la atención en emergencia vital, ni siquiera son atendidxs. «Cuando llamamos nos dicen que tenemos que hacer videollamadas, nos cobran, pero nunca nos atienden, nos podemos quedar esperando hasta morir la ambulancia porque no llega».
Por último, Ana sumó: «La frutilla del postre es que nos enteramos que, por decreto unilateral del presidente Juan Carlos Cela, que es parte de Sutecba, cerraron las residencias turísticas de Mar del Plata y de Córdoba, y eso perjudica el acceso social de vacaciones a los trabajadores pero al mismo tiempo deja sin trabajo a un montón de personas que trabajan en esas residencias.

Trabajadorxs y jubiladxs protestarán contra el brutal vaciamiento de ObSBA

25.7.2022

La manifestación se realizará desde las 11:00 frente a la sede del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde denunciarán la suspensión de turnos ya asignados, negativa a tratamientos para personas con discapacidad y falta de entrega de medicamentos, entre otros reclamos.

Trabajadores y jubilados del Estado de la Ciudad de Buenos Aires convocaron este lunes a una protesta contra el «vaciamiento de la obra social ObSBA» que se realizará mañana en la sede del Gobierno porteño.
La manifestación se realizará desde las 11 frente a la sede del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ubicado en Uspallata 3150, en el barrio de Parque Patricios.
«Efectivamente, mañana las personas trabajadoras, trabajadores y jubiladas del Estado de la Ciudad de Buenos Aires nos convocamos para una concentración en la Jefatura de Gobierno. Es la cuarta movilización en lo que va del año por el mismo motivo», dijo a esta agencia Ana Belinco, organizadora y vocera de la manifestación.
La dirigente enumeró que en el mismo acto se denunciará el «vaciamiento en la obra social ObSBA, que se expresa en el grave deterioro de la atención al público».
«Asimismo, vamos a denunciar la falta de respuesta a los pedidos de turno o suspensión de turnos ya asignados. Negación de tratamientos para personas con discapacidad. Falta de entrega de medicamentos. Interrupción de tratamientos por falta de pago a prestadores. Y la imposición de copagos con tarifas elevadas», añadió.
La protesta, que se desarrollará bajo la consigna «La salud es un derecho, no un negocio», exigirá que «que abran los libros contables, que se realicen asambleas abiertas que garanticen la participación directa y democrática en la toma de decisiones por parte de las personas afiliadas».

Hospital Durand: enfermeras contratadas alzan su voz ante los despidos

22.7.2022

Por Lidia E. Fernández

Muchos de nuestros compañeros y compañeras enfermeras contratadas durante la pandemia, fueron recientemente despedidas y las que conservaron su trabajo, corren riesgo de serlo. Nos juntamos con ellas para intercambiar, organizarnos y fortalecer nuestras luchas.

Los despidos llegaron al hospital Durand, se trata de compañeros y compañeras contratadas, la mayoría son mujeres de 40 años aproximadamente, con hijas e hijos, algunas vienen del interior, otras son madres solteras que, en momentos de pandemia, les decían esenciales, arrancaron a trabajar justo en ese período, poniendo el cuerpo en la primera línea. Estuvieron trabajando a la par de las y los trabajadores de planta permanente, en las horas más oscuras y, ahora, a muchas las descartaron a comienzos de este año y por e-mail. Ellas y ellos, luchan contra los despidos y quieren organizarse con otros sectores en lucha, para unir fuerzas y pelear por sus derechos.
Ser trabajadora de la salud es duro siempre, no solo por la precarización laboral, el pluriempleo y porque trabajamos cerquita de la vulnerabilidad humana y las miserias a las que nos someten los gobernantes de turno, sino también, porque en muchas ocasiones, sufrimos la separación que nos imponen desde arriba, entre trabajadores de planta permanente, contratados, tercerizados, etc, para que no peleemos juntas/os por nuestras demandas. Ser trabajadora de la salud en pandemia merece un capítulo aparte. En esta nota, quisiera al menos, para todas y todos los que nos leen, contarles sobre las y los compañeros enfermeros contratados durante la pandemia, quiénes si no fueron despedidos, hoy corren el riesgo de serlo.
Las mujeres tenemos un doble y hasta un triple rol. Nuestras tareas no terminan cuando llegamos a nuestras casas. Durante la pandemia se vio la importancia de nuestro trabajo en la primera línea, donde fuimos a un frente de batalla sin armas, sin elementos de protección, poniendo el cuerpo en situaciones límites, que nos dejaron secuelas en nuestra salud, tanto física como mental. El consumo de psicofármacos y los casos de depresión aumentaron.
Esto se incrementó en los últimos meses, debido a los despidos: “Ya te vamos a llamar cuando vuelvan a reincorporar gente”, decían desde la dirección de enfermería.
Una enfermera contó que empezó a trabajar con una compañera de planta permanente, quien le fue enseñando todo. Esta última, siendo grupo de riesgo, la obligaron a seguir trabajando durante la pandemia, terminó internada en el mismo sector que trabajaban y falleció.
Otras dijeron que hubo intentos de suicidio de varios enfermeros que fueron ocultados por los supervisores, sucedió en estos últimos meses.
Al ir a buscar ayuda por todo el hospital, las y los enfermeros fueron viendo cómo les cerraban las puertas. Así pasó también con Sutecba, que cuando se quisieron afiliar algunas enfermeras, le dijeron: “Piba, vos sos contratada, nosotros no afiliamos contratados”. No las consideran ni para afiliarse y para defenderlas, ya sabemos que mucho menos. Porque hoy, más allá de los distintos discursos, ninguna conducción gremial está llamando a asambleas, a los distintos sectores de los hospitales, para planificar a un gran paro por nuestras demandas. Lo máximo que hacen, como en el caso de ATE, en nuestro hospital, es denunciar los despidos, los bajos salarios, el pluriempleo y otros largos etcéteras, pero eso no es suficiente para revertir la grave situación.
“A nosotras nos revientan cada vez más”, cuenta una compañera contratada, “no nos dan francos, no nos dan vacaciones desde el 2020 y estamos con la soga al cuello constantemente, pensando si vamos a ser las próximas en ser echadas”.
Otra compañera nos dice: “Lo peor fue que nos traten como basura, que nos hayan hecho hacer un examen a principio de año sentadas en el piso, una noche me dejaron sola con 28 pacientes a cargo y, entrando en una contradicción, los supervisores nos dicen que no se puede hacer nada, que no hay lugar para dar más trabajo”.
¿Quién decide quiénes sobran?
Pero como bien sabemos, las políticas de ajuste las dicta el FMI en cogobierno con el gobierno Nacional. Encima, Larreta les niega la profesionalidad a las enfermeras de planta permanente y a las contratadas se las trata como de segunda categoría, quienes hacen el mismo trabajo que las primeras, pero cobrando menos. El gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández, mientras tanto, aplica el ajuste en la salud, la educación, la vivienda, las jubilaciones, son responsables del vaciamiento de las obras sociales junto a los grandes empresarios capitalistas, recetas conocidas que impone el FMI.
¿Qué unidad es la que necesitamos para triunfar?
Las enfermeras del hospital Posadas, después de una larga lucha durante el gobierno de Macri, lograron su reincorporación, en alianza con el movimiento de mujeres que salía a la calle con el “Ni Una Menos” y por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos.
Producto de estas luchas en las calles se consiguieron derechos y se consiguió frenar los despidos también.
Para esto nos hace falta organizarnos en asambleas, exigiéndole a todos los sindicatos, que hoy están alineados con el gobierno y con las políticas de ajuste del FMI, que se pongan a la cabeza para llevar a cabo un paro nacional y plan de lucha.
Así como las mujeres que escaparon de situaciones de violencia de género y ocuparon en 2020, tierras para vivir en Guernica, como también, en la Ciudad de Buenos Aires, la más rica del país, la organización “Fuerza de Mujeres”, hoy está peleando por vivienda, porque también fueron desalojadas por la policía de la Ciudad, son luchas que debemos tomar como ejemplos y confluir con ellas. Cada vez se hace más insostenible un alquiler, todos superan la mitad de nuestro salario y la inflación nos come día a día nuestros ingresos.
La nueva ministra Batakis sigue el camino que Guzmán acordó con el FMI, mientras nuestros sindicatos son lacayos de sus intereses. Es hora de volver a pelear por lo nuestro, en grandes asambleas, donde nos agrupemos con mujeres de otros sectores de trabajo, otros hospitales, otros gremios, para imponer nuestras demandas. Es hora que se escuche la voz de las trabajadoras de salud, salir a las calles, visibilizar lo que intentan ocultar. No somos heroínas, somos madres, empleadas domésticas, enfermeras, trabajadoras precarizadas, nuestro tiempo y nuestras vidas valen, no queremos perder ninguna compañera más, ni que ninguna familia se quede en la calle.
El 13 de agosto se está gestando una gran asamblea en el corazón de la Villa 31, junto a las mujeres de la toma “Fuerza de Mujeres” y trabajadores de diferentes lugares, estudiantes y jóvenes precarizados/as.
Las y los trabajadores de la salud, no podemos perder la oportunidad de acercarnos a hablar sobre nuestra situación y empezar a poner en movimiento nuestra fuerza, organizándonos con otros pares que la sufren igual que nosotras/os y demostrar que somos imparables si unimos por abajo, lo que gobiernos, patronales y gremios burocráticos dividen por arriba.

Solidaridad, sueños y microcréditos

21.7.2022

En Incluir y en El Comedor de Barrancas de Belgrano “El Gomero” continuamos desarrollando el trabajo con el proyecto de microcréditos y acompañando al grupo de personas que lo integran.

El Proyecto de microcréditos fue creado en el 2020, en ocasión de haber recibido una donación por parte de la Fundación León Ferrari, creada por la familia del gran artista plástico argentino ya fallecido. El objetivo del mismo es colaborar con instituciones que apunten al desarrollo del ser humano, a las posibilidades de progreso de quienes menos tienen, así como a la restitución de los derechos que histórica y sistemáticamente les han sido vulnerados.
Al recibir la donación, se pensó en proponer a un grupo de personas concurrentes al Comedor a cielo abierto, El Gomero, la posibilidad de ayudarles a cumplir un sueño. Este, debía apuntar a satisfacer ese anhelo laboral que no pudieron concretar, es decir, que pensaran en qué desearían poder trabajar.
Una vez que fueron apareciendo estos deseos, comenzó la ayuda concreta, proporcionándoles las herramientas, maquinarias o insumos necesarios para poder emprender sus respectivos proyectos. La idea fue y es no regalar estos elementos, sino ofrecer la oportunidad para que una vez que el emprendimiento está funcionando, comiencen a pagar al Fondo de Microcrédito, el costo de lo que recibieron, en cuotas muy bajas, según las posibilidades y sin ningún tipo de interés. De forma tal, que puedan vivir de su producción y simultáneamente, ir pagando las herramientas recibidas para su trabajo.
A medida que van reintegrando este dinero al Fondo del Microcrédito, otra persona podrá acceder también a este beneficio. Con esta modalidad, hasta el momento se entregaron 12 microcréditos para maquinas Industriales de costura, bordeadoras para pasto, freezer, heladera, balanza comercial, elementos de peluquería, mezcladora de cemento, etc.
De estos 12 proyectos, solo dos no prosperaron. Un tercero, devolvió las herramientas, que fueron destinadas a otra persona interesada. Se siguen impulsando los microcréditos con el entusiasmo que genera sus buenos resultados. Ahora que ya se pueden organizar reuniones presenciales, estamos preparando un encuentro entre los participantes del Proyecto de microcréditos y lxs voluntarixs que ejercen de madrinas y padrinos de los diferentes emprendimientos para hacer, en conjunto, una evaluación de lo caminado hasta aquí.

Larreta confirmó que también subirá el boleto del subte

21.7.2022

Lo confirmaron fuentes oficiales en diversos medios. El anuncio se conoce luego de que el Gobierno nacional oficializara una suba del 40 % en el transporte urbano para el área del AMBA. Aún no se confirmó la nueva tarifa pero podría acercarse a los $ 42.

Este jueves por la tarde fuentes oficiales del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunciaron que también habrá tarifazo en el servicio del subte.
La suba, acorde a lo anunciado por el Gobierno nacional para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) rondaría el 40 %. Con ese porcentaje se estima que el boleto para el servicio pasaría del monto actual de $ 30 a $ 42.

Usted es el visitante N°