Estatales rechazan la intimidaci├│n policial a empleados del INPI

10.5.2017

La seccional porteña de ATE rechazó “la agresión e intimidación con armas de fuego de fuerzas policiales en perjuicio del personal del Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI)”, en el contexto de un reclamo gremial.

La secretaria de Comunicación del sindicato, Valeria Taramasco, explicó que en el marco de protestas gremiales, que los estatales del organismo iniciaron hace una semana en rechazo de la modificación de las condiciones laborales, “fuerzas policiales los intimidaron y agredieron con sus armas”, señala en el comunicado.

La dirigente gremial afirmó que “la agresión se produjo mientras en ese contexto de acciones gremiales los trabajadores reclamaban la apertura de una mesa de diálogo para resolver el conflicto”.

“En medio del tumulto y mientras golpeaban a varios trabajadores, dos efectivos policiales desenfundaron sus armas, lo que implicó un grave episodio de intimidación y un riesgo para su integridad física. Un efectivo no puede empuñar un arma dentro de un edificio público ante ningún tipo de actividad gremial”, señaló Taramasco.

También adelantó que los asesores letrados de la organización gremial presentarán “la denuncia penal correspondiente”.

La sindicalista confió que las autoridades del INPI “se niegan a recibir a los representantes gremiales y a establecer canales de diálogo” y, aunque las medidas de fuerza ya cumplieron una semana, “no hubo ni hay respuestas de los funcionarios”.

Los trabajadores del organismo rechazaron la posibilidad de que se modifiquen de forma “unilateral e inconsulta” las condiciones laborales que, entre otras, cosas incluiría “la imposición de una jornada extendida, revocando un sistema que desde hace más de una década ajusta esas horas a los resultados de productividad”, dijo.

Taramasco también explicó que “se impone que las autoridades abran el canal de diálogo con los representantes de los trabajadores a través de las mesas respectivas y de formación” de la actividad.

“Hay varios sectores (marcas, patentes, información tecnológica) que hace más de diez años se ajustan a un plan de trabajo por productividad, lo que reduce la banda horaria diaria como contraprestación a un canon laboral fijado por las autoridades. La ATE exige que ese plan de tareas continúe”, concluyó la dirigente.

Usted es el visitante N┬░