Trabajadores de Cervelar denuncian maltratos y precarizaci├│n

5.5.2017

Empleados de uno de los locales de la cervecería están denunciando maltratos, discriminación por género y precarización por parte de la empresa. Por Lucía Alegría

Seis empleados del local de la cadena Cervelar ubicado en Pedro Goyena comenzaron a reclamar hace una semana por las condiciones de trabajo de la empresa. Tres de ellos fueron despedidos a causa de esto. Las denuncias son múltiples, desde precarización hasta acoso.

Según una de las ex trabajadoras, Emilse, el convenio para empleados gastronómicos establece el pago de $80 la hora o más, en caso de horario nocturno, mientras que a ellos se les pagaba alrededor de $40. Es en base a esta precarización, sostienen, que la empresa pudo crecer de la forma en que lo hizo. Así mismo, denuncian un plan de hostigamiento y maltrato para favorecer la rotación de empleados así como evitar el reclamo de ellos. Fundamentalmente el acoso era sufrido por mujeres, teniendo en cuenta que mayormente se contrataban empleadas. La discriminación por cuestiones de género es otro de los puntos de denuncia, según mencionó Emilse, ya que en la contratación de las empleadas “se buscaba ciertas características físicas, era excluyente tener ciertos parámetros físicos que encajaran dentro de lo que ellos buscaban” además de que ninguna ocupaba puestos jerárquicos. Asimismo, una de las empleadas sufrió hostigamiento por quedar embarazada, se la bajó de puesto, se le daba a entender que si decidía continuar con su embarazo la empresa no tendría lugar para ella y se la criticaba cuando sufría malestares por el embarazo diciéndole que “exageraba y no quería trabajar”. Finalmente esta empleada perdió el embarazo y fue lo que motivó la reacción de varios empleados más de comenzar con las denuncias.

Emilse misma señala que recibió comentarios agraviantes por parte de su encargado y cita una situación en la que al verla comer le dijo “¿qué pasa que comés tan desaforada? ¿Tu novio no te da bien de comer en tu casa?”. También difundieron capturas de pantalla de conversaciones en las que el encargado, Lucas, realizó comentarios machistas. Desde la mirada de Emilse esto no se trata solamente de un individuo particular sino que es una bajada de línea de la empresa ya que comunicaron lo que sucedía a los jefes y no dieron respuesta alguna.

Por último, denuncian que en una oportunidad el local fue fumigado con productos muy tóxicos estando los empleados dentro, por lo que algunos tuvieron problemas de salud como sangrado nasal. Según relató una de las empleadas el fumigador preguntó si había gente en el local y el encargado respondió “no, gente no hay” aún sabiendo que se encontraban todos los camareros dentro.

Al momento son seis los agrupados pero están al tanto de que en otros locales también se aplican las mismas prácticas. Según cuenta Emilse no cuentan con ayuda de su sindicato ya que responde a la patronal pero sí con el amparo de la CIS-CTA.Roman","serif"'>En este sentido, Molina tanto como la Corriente Villera Independiente tienen una posición tomada, pero no todos los atacados: "Algunas de las compañeras hicieron la denuncia, nosotros creemos que sí. Más allá de que se difunda en los medios y las organizaciones sociales también. Otras no quisieron porque tenían miedo a la represalia y es entendible. Nosotros no podemos obligarlas a hacer algo que no quieren", finalizó.

Usted es el visitante N┬░